Silla vintage

Las sillas vintage: la madera que no pasa de moda

Es muy común que en nuestro día a día nos encontremos con varias pinceladas de estilos vintage en todo lo que nos rodea, ya sean muebles, sillas, estilos de vestir e incluso en la publicidad. Lo encontramos en la boca de todas las personas pero, ¿sabemos lo que realmente es el estilo vintage? En este artículo vamos a hablar sobre lo que es el estilo vintage y lo aplicaremos al caso de las sillas de madera, un objeto que permite grandes posibilidades decorativas con un poquito de creatividad.

¿Qué es vintage?

Etimológicamente, vintage es una palabra inglesa que proviene del término francés vendage, que a su vez proviene de la palabra latina vindemina. Este término en origen hace referencia al vino que producían con sus mejores cosechas y poco a poco, su significado, ha ido derivando hasta producto antiguo de calidad.

 

Actualmente, lo que entendemos por vintage es aquellos objetos, accesorios, prendas o diseños que fueron creados décadas atrás, pero que gracias a su calidad se encuentran en buen estado y pueden ser utilizados hoy en día.

 

Este movimiento tiene gran auge en la actualidad gracias a la conciencia social de la población actual, la cual se preocupa por el ambiente que le rodea y trata de reciclar todo lo ya existente, dando un segundo uso a artículos antiguos y no teniendo que afrontar el desembolso de comprar uno nuevo. El problema surge cuando se desea una pieza en concreto, las sumas de dinero que se pueden llegar a exigir por piezas concretas son bastante elevadas solo por el hecho de estar ya descatalogadas.

Sillas vintage de madera

Como hemos dicho anteriormente, el estilo vintage lo podemos encontrar en multitud de cosas, desde muebles hasta ropa de calle e incluso en vehículos. En este artículo nos vamos a centrar en el caso de las sillas de madera, un componente habitual en todas las casas de todas las generaciones y con un gran poder decorativo.

 Silla vintage

Si echamos un vistazo a la decoración de las casas de nuestros antepasados, es muy poco común que nos encontremos en ellas unas sillas de madera. Probablemente estas sillas están allí sin ser utilizadas e incluso puede rondar la idea de tirarlas a la basura, cuando en realidad nos pueden proporcionar una fácil y económica solución si queremos cambiar las sillas de nuestra casa y dar un toque vintage. Vamos a ver cómo con unos sencillos pasos, podemos pasar de tener unas sillas de madera antiguas a tener unas sillas vintage, borrando así de la cabeza la idea de tirarlas.

 

Lo primero que haremos será retirar el antiguo tapizado para ver el verdadero estado de la silla. En algunos casos es necesario reparar también la zona del asiento si este está deteriorado, dando así consistencia y evitando la incómoda sensación de hundimiento que se suele tener al sentarse en sillas viejas. Pasamos ahora a trabajar la madera. Comenzaremos lijando toda la silla para eliminar la pintura anterior y eliminar las impurezas que podamos encontrar en la madera, para después dar una capa de imprimación y dejar la silla lista para ser decorada.

 crear sillas vintage

Una vez tenemos ya preparada la estructura base de la silla de madera pasaremos a darle el estilo que queramos. Un ejemplo sería aplicar una capa de color, el cual variará en función de los gustos personales de cada uno, pudiendo elegir colores suaves en tonos pastel o, por contra, elegir colores llamativos. Ambos son igualmente válidos y, como hemos dicho, elegir uno u otro dependerá únicamente de los gustos de cada persona. Si queremos dar un toque más antiguo aún, se puede lijar un poco la pintura de las esquinas para dar un aspecto más desgastado.

 

Para terminar, ya con la estructura retocada a nuestro gusto, nos centraremos en el asiento. Para acolchar esta parte utilizaremos esponja de gran densidad que después será cubierta con un tapiz. El último paso es elegir el estilo del tapiz, el cual dependerá del gusto de cada persona. Una vez elegido este, colocaremos el asiento sobre la estructura de madera que preparamos anteriormente y ya tendremos listas unas nuevas sillas vintage de madera para cambiar el estilo de nuestra casa.

La madera no pasa de moda

Como veis, las sillas de madera no pasan nunca de moda, por lo que tirarlas no es buena opción ya que nos ofrecen infinidad de posibilidades. Con un par de retoques y un poco de imaginación podemos conseguir auténticas obras de arte. Si no encuentras las sillas adecuadas para el estilo de tu casa, en Talaya Ambrona te ofrecemos una gran variedad de sillas de madera, de todos los estilos para que encuentres aquello que necesites.