Sillas de madera y mimbre para el estilo rústico

Sillas de madera de mimbre: cuando lo rústico llama

A lo largo de la historia, el mimbre ha sido empleado por multitud de generaciones para fabricar, artesanalmente, todo tipo de mobiliario. Hoy día, la mayoría de nosotros no disponemos de tiempo suficiente y de las aptitudes necesarias para fabricar manualmente estos útiles. De ello, se encargan los escasos artesanos que quedan y las casas fabricantes, haciéndonos llegar todos los años maravillosos diseños y formatos que nos encandilan. Por esta razón, el mimbre es un elemento que lucha temporada tras temporada contra todo tipo de tendencias. Y no solo eso, sino que ha conseguido hacerse un hueco y consolidarse como una de las opciones favoritas para todo tipo de habitáculos.Junto al mimbre, encontramos la madera, que como hemos citado en algún artículo anterior, es uno de los materiales preferidos por todos.

¿Y por qué no unimos ambos elementos? Por suerte, ambos materiales se fusionan en multitud de muebles, destacando especialmente su combinación en las sillas.

En esta ocasión, resaltamos aspectos importantes sobre las sillas de madera de mimbre y te ofrecemos todas las opciones disponibles.

El rústico no solo llama, se queda

Hace años, el rústico llegó, a priori, como un estilo que con el tiempo se iría diluyendo hasta convertirse en una moda pasajera. Pero nada más lejos de la realidad, sigue siendo la moda que permanece constantemente en la lucha por convertirse en una de las favoritas entre los consumidores.

Una fuerte apuesta por el rústico

La conjunción de la madera junto al mimbre en las sillas de madera de mimbre se convierte en un elemento indispensable del tan deseado estilo rústico. Ambos elementos son necesarios cuando hablamos del rústico. El aire natural y rural que desprenden, los hacen elementos básicos a la hora de ambientar los establecimientos, convirtiendo las sillas de madera de mimbre en la gran apuesta del estilo rústico.

Sillas de mimbre de madera

¿Qué pueden aportarnos estas sillas?

Las sillas de madera de mimbre ofrecen unas características que las hacen muy versátiles y sumamente útiles siempre que quieran ser utilizadas. A continuación, te mostramos lo que estas sillas pueden dar de sí y tratamos algunos aspectos más en profundidad.

Comodidad ante todo

Recordemos que en las sillas de madera de mimbre, la parte de mimbre es, prácticamente en la totalidad de los casos, el asiento. Hablamos de un material que se encuentra compuesto a base de fibras naturales, aspecto que lo hace ampliamente flexible y adaptable. La confección de asientos a partir del mimbre, nos da como resultado un asiento elevadamente cómodo que, junto a la oportunidad de acompañarlo con diferentes telas y acolchados, y las características de la madera, convierten a las sillas de madera de mimbre en cómodas y perfectas para ser transportadas.

El caimán de la decoración

Además de comodidad, este tipo de sillas pueden ser empleadas en multitud de casos, tanto en lugares externos que, junto con un espacio ambientado con un estilo rústico, puede crear un ambiente de tranquilidad y elegancia con el que cautivar a tus clientes o invitados; como en interiores, donde se encuentren en armonía con el resto de la decoración, harás de tu comedor, o salón, un lugar mágico en el que premie la calidez y naturalidad.

En adición a lo anterior, las sillas de madera de mimbre quitan peso a la imagen tan cargada que pueden ofrecer las sillas totalmente de madera y aportan frescura en el lugar de ubicación.

Facilidades de limpieza y cuidado

El mimbre, al igual que la madera, es un material fácil de limpiar, basta con pasar un trapo húmedo sobre él y ya se encontraría limpio. Sin embargo, debemos tener cuidado a la hora de humedecer el paño utilizado, pues si nos excedemos, podemos llegar a estropear el mimbre. Por esta razón, un espolvoreo de agua sería más que suficiente.

Centrándonos en los cuidados necesarios, recordemos que en el caso de la madera eran muy limitados pero, pese a ello, debemos aplicarlos en estas sillas ya que tiene un alto componente de este material. En el caso del mimbre, solamente debemos tener cuidado de renovar las fibras rotas y de no dejar las sillas al aire libre en caso de mal tiempo, pues las lluvias y la humedad destrozaran este material. Esta tarea no te llevará mucho tiempo, debido a que se trata de sillas ligeras y fáciles de desplazar.

Desde Talaya Ambrona estamos convencidos de que las sillas de madera de mimbre son la mejor opción para completar, en una gran diversidad de espacios, tu estilo rústico. Un estilo que ha llegado para quedarse y que por más que pasen los años sigue y seguirá estando ahí. Por tanto, no dudes y elige el rústico. ¡Definitivamente es el estilo de todos!